lundi, janvier 25, 2010

"No somos machos, pero somos muchos"

Tal vez sería el lema o consigna de la plebe, del populum, del populacho, de la chusma, de los descamisados, de los sans-culottes.

Y eso de que son muchos, es una falacia. Más bien, son un chingueteral y dos montones.

Cualquiera diría que se reproducen por generación espontánea. Pero no, más bien la culpa la tendrían los gobiernos neoliberales y aquellos corruptos e innobles, pues también la izquierda a veces hace sus tarugadas.

El fin de semana andaba yo muy contento (cualquiera que me conoce inmediatamente piensa: "ah, que chico tan risueño, siempre sonriendo") circulando en mi run-run, cuando de repente no se de donde salieron un chingamadral de ciclistas. Jijos de su Huehuetoca mauser.

Cualquiera pensaría que conducirían con prudencia, ante los pinches automovilistas chilangos. Pero no, estos ciclistas tal vez se consideraban protegidos por algún conjuro divino. El caso es que te aventaban la bicla.

Tal vez no eran (tan) machos, pero eran un titipuchal.

Ahí iba el che pexipato tratando de esquivarlos. Oigáme, noooo. Era para que ellos se cuidaran de uno. ¿De cuando acá los putos patos le tiran a las escopetas?

Yo creo en cierto momento se sintieron amenazados por el bólido del pexipato, pues me empezaron a zumbar las orejas de tanta mentada de madre que me dirigieron.

Uno más macho le tiró una patada a la parte delantera de mi run-run. Jijo de su huitzilopotzchli mother. Me dieron ganas de bajarme. Viendo que eran un chingo, lo reconsideré y mejor me dieron ganas de aventarles el carro, jeje.

En eso me vino a la mente las anécdotas de Santa Jess(ica) de Salamanchester. De cuando atropelló un che ciclista y atemperé mi ánimo.

N'ombre, imagínense ahora que los 40 o 50 millones de mexicanos en pobreza incipiente o extrema, salgan a las calles. Nos van a partir la madre. A los riquillos no, esos tienen sus millones o billones en los yunaits o en Suiza. Pero los clasemedieros sandwicheros, esos sí no los la vamos a acabar, jajaja.

Llegando a la casa revisé mi run-run. El jijodelmaíz por poco y le rompe un faro. Fácil, me hubiera salido el chistecito en unos dos mil o tres mil pesos.

Y todavía hay quien dice y opina que el gobierno no ayude a los desposeídos. No digo que les regale el pescado, pero sí que los enseñen a pescar.

Porque o pescan o en una de esas nos pescan, jaja.

6 commentaires:

jess a dit…

Ehhhh!!!

No, snif... neta que yo no lo atropellé... ese we se me fue encima :/

Y por otra parte....

Che gente, neta.

A mí me da un chingo de coraje cuando voy hacia mi runrun y veo que tiene nuevas rayas en las puertas, o golpecillos de pinche gente envidiosa e hija de toda su madre que yo no sé qué piense o qué, y su manera de dar a conocer su enojo con la administración pública es chingando mi runrun que todavía no termino de pagar.

Y cuidao' con los ciclistas y cumbieros y taxistas y piperos y camiones de redilas, uno nunca les gana aunque vaya manejando correctamente.

Besos virtuales!
Muuuuuuuaaaaaaaaacccccccckkkkkk!

W a dit…

Uy... vieras cómo está mi run-run...

Ya hubiera querido que fuera una patada de un "ciclopedo"... me lo rayaron "a la mala"...

€$T0P€$ a dit…

En la vecindad de lujo donde vivo, cuando llega un coche nuevo....alguién le da un rayón con toda la fuerza del mundo que va desde el faro, pasando por las 2 puertas, hasta la luz trasera.

Los ciclistas son más mala leche que los motonetos. Ser ciclista es casi como ser peregrino en 12de dic.

MIN... a dit…

que el problema no es el vehículo en el que se muevan.. gente grosera lo es en bici, en moto o en auto... incluso a patas...

Eso de los rayados.. uuuu....

Amorphis a dit…

Coincido con MIN, el problema no es en que se tarnsporten, es que lo usen con educación y un poquito de cordura.

Me uno a Les masochistes

Saludos

white a dit…

NOOO pero el miedo de las multitudes su espanta hasta al mas Macho.

En fin con la novedad que aqui multan a todos al de la bici y hasta al pedestrian,,,jaja,,,espero salvarme, pues de plano no doy una con las leyes de este pais.