mercredi, novembre 14, 2012

Sapo verde eres tú

Ayer al cambiar de un canal al otro en la tele, me encontré con una escena de una película en donde se festejaba un cumpleaños y el festejado afirmaba: "cumplir 61 años reviste una ocasión especial pues ...". Yo me quedé con cara de What?? pues ¿qué de especial puede tener cumplir 61 años?

Admito que los 15 o los 18 son ocasiones especiales. Los 41, cuando sale uno del closet. Los 69, cuando regresa uno a él. Los 50 cuando deja uno de cumplir años. Los 100 cuando festeja uno su momificación in vivo. 

Cuando nace uno, el bautizo y primera comunión. Cuando se gradúa uno, cuando se casan o se divorcian las personas. Al conseguir el primer empleo. Cuando te otorgan tu primer crédito. El primer palestino (que por lo general no es tan memorable. De chiripa sabe uno dónde meterlo. Y luego hay gente que hasta se equivoca y lo mete por Detroit). Las bodas de diamante. Cuando se petatea uno.

Pero ¿los 61? Inmediatamente cambié de canal, pues pensé "esta película seguramente es un churro".

Además dicen que no importa la edad que tengas, sino de qué edad te sientas.

Yo me siento como de 90, jajajajajaja.

Y es que:

1.- me la paso durmiendo todo el tiempo. Luego hasta me da pena en el trabajo. Peor, soy como el perico. Me duermo a la mitad del palo.

2.- Soy como las palomas o pichones. Como y cago.

3.- El pinche puto del tribilín se niega a cooperar. Hay veces que lo agarro del pescuezo, lo zangoloteo, le doy de cachetadas, y ni así se para el condenado. Es más aún la vergüenza cuando estoy con una chava tipo Megan Fox o Scarlett Johansson, y el tribilín se pone de remilgoso. Bueno, hasta puto me han dicho.

4.- Me salen pelos por todas partes, menos por donde debieran salir. En las orejas, en las narices, en las cejas, hasta en el cutiflais.

5.- Ando de pedorro cuando no estoy durmiendo. Ya me cansé de echarle la culpa a mi perro, además de que no lo puedo traer al trabajo.

6.- Desde hace años parece que estoy en Barcelona, que se me va a salir el chamaco o que estoy lombriciento, con el estómago tipo globo aerostático. Unos dicen que son las chelas, otros que la ansia. 

7.- Ando mal de la vista. Luego voy por la calle y veo cada culo, que inmediatamente pienso: "en esa cola sí me formo". Ya al verles la cara, resulta que eran machines, jajaja. ¿Quién les manda vestirse con pantalones tan ajustados? O como ayer en el super, entra una señora en sus 35 o 40's, toda tetona y nalgona, y con zapatillas altas (eso es importante, tienen que andar de zapatillas altas para inspirarme. Si van descalzas, no me laten), estilo gordibuena, como me gustan. Inmediatamente empecé a babear. Hasta el puto del tribilín simuló estar entusiasmado (ustedes saben, así como hay falsos embarazos, también hay falsas erecciones). Ya me iba yo a lanzar, cuando la señora vio mi baba y al dizque tribilín en posición de firmes, y casi salió corriendo. Ni modo de corretearla en el super con todo y bastón. ¿Qué tiene que ver esto último con la vista? Que necesito focalizar sólo a aquellas señoras de 75 años en adelante, para que me de tiempo de alcanzarlas.

¿61 años? ¿ocasión especial?  les digo, la película seguramente era un churro.

2 commentaires:

W a dit…

Jajajaja hace años que no pasaba por aquí y me hiciste reír mucho....

Besos anciano de bastón :P

jess a dit…

Pues yo cumplí treinta este año, y al principio todo era felicidad, sentía que algo iba a cambiar, que ahora sí venía mi boom.... y...... mira.... mira namás.....

Puras mermas puesnnnnnnn!!!!

Besos virtuales!!!!!
Muuuuuuaaaccccckkkkkkkk!!!