lundi, septembre 21, 2009

Cinq Minutes

Es lo que decimos en México: "me agarraron en mis cinco minutos ..... de atarugamiento". Cuando uno hace cosas que no debería haber hecho de haber pensado lúcidamente.

Por lo general no son cinco minutos de gloria, aunque ahora insistan en presentárnoslo como héroe.

La historia (la cual me imagino ya todos la conocen): Una persona se encuentra en los andenes del metro estación Balderas, y empieza a escribir mensajes en la pared dirigidos al mal gobierno que nos asola. Un policía se da cuenta, y trata de impedírselo. Forcejean unos segundos hasta que el que escribía los mensajes saca un arma y le dispara matándolo.

Un señor baja de uno de los vagones del metro y lo enfrenta en repetidas ocasiones, hasta que el desquiciado le dispara directamente a la cabeza.

¿Qué pasó por la cabeza de este hombre, que se enfrentó al asesino? seguramente en esos momentos no pensó en su esposa ni en sus cinco hijos.

¿Qué pasó por la cabeza de muchos pasajeros que se quedaron únicamente observando al demente? probablemente algunos estaban en shock, otros pensando en su familia, y otros más se imaginaban estar en medio del rodaje de una película.

Me llama la atención que el sujeto desequilibrado entre el momento que asesinó al policía y al señor de 58 años, reingresó a un vagón lleno de gente, recargó su arma, pero no le disparó a nadie de los que iban adentro. En una nota periodística afirman que les dijo: "Tranquilícense".

De haber querido, hubiera masacrado a más gente del interior de los vagones. Tal vez su intención era escribir mensajes en contra del gobierno, y dado el caso 'defenderse' con la pistola. No justifico de ningún modo al asesino, pero se me hace curioso que no disparó sin ton ni son.

O tenía muy mala puntería (afortunadamente, para los que vivieron para contarlo).

Lo que sí deberían meditar estos desquiciados es que los culpables de lo mal que le va a este país tienen nombres y apellidos, y ni viajan en metro, ni en aviones clase turista.

Como siempre, los paganini son los de a pie, los del pueblo.


PD Leyendo a Julio , todo se vuelve aún más confuso. ¿Provocaciones desde la derecha?

6 commentaires:

jess a dit…

Yo la verdad no sé qué haría si me encontrara enfrente a alguien armado y en sus cinco minutos de locura.... o demasiada cordura.. o yo qué sé....

Igual y me aventaba al suelo. O me ponía a rezar. No sé....

Besos virtuales!
Muuuuuuaaaaaaaaaacccckkkkkk!!

Ro a dit…

Pues los dos ultimos 'atentados' de este tipo segun he leido en el periodico han sido relacionado con ondas religiosas, cierto? A lo mejor luego encontramos que iban a la misma iglesia.

Arte a dit…

Que difícil situación.. tanto para los que estuvieron ahí que no hicieron nada (por miedo, apatía, etc) como para la familia de él.. que puede ver en video como lo matan..

AndreaLP a dit…

Nunca sabemos cómo reaccionaremos en un caso así pero lo que es un hecho es que quizá si la policía hubiera reaccionado a tiempo no hubiera matado a dos personas y herido a 7.

Y ciertamente, hubo mucha gente que pudo haber ayudado a derribar al estúpido y desarmarlo pero no, se quedaron sólo viendo.

A mí me dió tristeza ver que estamos convirtiéndonos en un semillero de locos como en los E.U.

white a dit…

Locura que no es justificable ante nada, y sobre todo no son modos de Hacer una Protesta, exactamente es un hecho que deja claro que unos nacimos para ser valientes y otros para ser valines, como decian.

Y los hechos valen mas que palabras, asi que no lo sabre hasta vivirlo.

Simbad de la Porra a dit…

maestro, de repente te sale lo izquierdoso