jeudi, octobre 29, 2009

Los planes se fueron al carajo

La experiencia me indica que cuando uno desea algo intensamente e insiste uno en planificarlo con demasiada antelación, por lo general el plan o los planes se van al carajo.

Pero no aprendo. Porfío en hacerlo.

Este 'puente' quería yo comerme un pollito, diferente a los pollitos que se come W. Bueno, para que entiendan, quería matar al oso a pedradas, mojar la chaucha, bañar la nutria, rellenar el pavo, etc.

Con alguien que me mueve el tapete, pero que está a cientos de kilómetros de distancia.

Empecé a planificar la pelea de máscara contra cabellera, a tres caídas con límite de tiempo (tres horas).

No contaba yo con el pinche destino.

El auto se desconchifló. A ver en cuánto sale el chistecito.

Mi panza me arde, está toda inflamada. Necesito un gastroenterólogo.

Si fuera yo sensato, guardaría yo la lana para la reparación del carro y del colon.

¿Soy sensato?



3 commentaires:

NTQVCA a dit…

Si fuera usted sensato no andaría planeando encunetros sexosos con tantos riesgos, por otro lado lo del carro es mejor excusa que tener que explicar que no pudo cumplir por tener el estomago inflamado...:S

Ro a dit…

Mejor suerte para la próxima.

jess a dit…

Ni que lo digas.... yo solía planear hasta el más diminuto detalle y plop! nada de nada..... uno propone..... nomás.

Jajajaja uff mínimo no soy la única que recorre varios km para ir a los brazos de Cupido jajajaja!

Besos virtuales!
Muuuuuaaaaaaccccccckkkkkkk!