lundi, octobre 26, 2009

¿Me Quiero Enamorar?

Tres semanas. Trois semaines. Drei Wochen. Durante las cuales me trajeron como calzón de puta. Arriba, abajo. Arriba, abajo. Arriba, abajo ......

Ahora espero que tengan la decencia de no correrme antes que acabe el año, y pueda pasar unas felices (sic) fiestas navideñas.

Aunque no pudiera parecerlo, el pexipato en ocasiones peca de mariposón. Así nadie se explica como es posible que en su vida haya visto dos o tres telenovelas y actualmente una de ellas. Si París bien vale una misa, el rostro de Salma Hayek a sus 18 o 22, y las piernas de Itatí Cantoral, valen tamaño sacrificio.

El pexipato también se sacrifica viendo "Me quiero enamorar". Y aunque todo es un show, pues las piernudotas y nalgonas que aparecen ahí valen la pena, perder tres horas viendo la tele.

También se imagina uno: ¿podría enamorarme de alguna de ellas?

Ya lo dijo la Zabaleta (mamacita, mmm): la convivencia diaria hace que uno se enamore.

A través de la vista, yo me enamoré de las diez que iniciaron. Ya después empezó el triaje.

La Sugey o Shugey está linda de cara, pero me cagan las mujeres chillonas, no las soporto. Descartada.

La Jennifer está simputicona, en sus 31 creo, pero se pasó de gordibuena. Descartada.

La que está en el hospital, Lena o Lana o como se llame, tiene un cuerpazo de tentación y una feis de arrepentimiento. De que me la cogía, me la requetecogía, pero dudo que me casara o enamorara de ella. Igual la amorosa Ana María o como se llame. Descartadas.

La güera está buenísima, pero tiene un no se qué, que hace dudar. ¿Será "trans"? Descartada.

Hay otras dos que se pasaron también de gordibuenas. Ni madres.

Hay otra que me gusta mucho de cara, de cuerpo (tremendas piernototas), le dicen 'la negra'. Se ve que tiene un carácter de la rechingada. Tal vez con ella. Me recuerda a la pexipata.

¿Que como es que me casé con la pexipata? No lo sé. Tal vez me agarró en mis cinco, o estaba yo ebrio, o se me estaba yendo el tren, jaja.

La verdad es que dudo que quiera yo enamorarme, aunque sí le daba yo a todas por el cuchiflais. Espero que esta palabreja quiera decir algo bonito. Sino, ya me tatemé. Ya qué. Una rayita más al tigre, jajajaja.

5 commentaires:

W a dit…

Vaya.... apareciste!!!

Por un momento pensé que tu jefa te había secuestrado y te tenía en un sótano obligándote a hacer "cualquier cantidad de cochinadotas".... jajaja

¿El Pescado enamorado?.... naaaaa... I don't think so!!!!

NTQVCA a dit…

Algo más que eso debío tener la Pexipata para atraparte, además para que quierres tanta galanura de esas mujeres, como dijo josé José, hasta la belleza cansa.

jess a dit…

Jaaajaja y yo que creía que ponía demasiados requisitos!

Y bueno, recuerdo que hubo una época donde llegaba corriendo del jale para ver doce corazones, y armar mis propias parejas... cuando iban concursantes así decentones, ya cuando empezó a ir puro Cumbia King y pura niña medio extraña, perdí el interés y regresé al jale....

Digo, si uno se va a enamorar, qué mejor que de lo que hacemos a diario, por varias horas seguidas y nos da sonrisas y una que otra decepción para echarle sabor al caldo, ¿qué no?
;)

Besos virtuales!!
Muuuuaaaaaccccccckkkkkkkk!!

Mafalda a dit…

...

¡Ora!

Te estás echando a perder mi Pez ya ni jodes jejeje.

Y eso de la enamorada con lana de por medio y besotes de un papasote nalgón y pasional...wuauuuu, yo no más de mirar lo buenote que está (no estoy hablando de ti mi Pez, si no del tipo ese que se está promocionando) le entro al reality, ¡faltaba más!
Jajajá...


Saludetes...

Mafalda

AndreaLP a dit…

Eres muy exigente, mi Pexipato. Las quieres buenas, bonitas, baratas y peor: hasta de buen modo. Y no se puede tener todo en esta vida!! Jaja.

Un beso.

P.D: Qué bueno que no te tenían secuestrado! Aunque la reseña hubiera estado buena. Sobretodo si había sido la jefa y te estaba obligando a tener sexo salvaje. Muajajá.