mercredi, juillet 28, 2010

À La Une

Quatorze ans de prison pour avoir couché avec un âne


Catorce años de prisión por haberse acostado con (léase: haber abusado sexualmente de) un asno.

Un tribunal en Kenia ha condenado a un hombre a 14 años de prisión por haber mantenido relaciones sexuales con un asno.


Según la acusación, el padre de dos niños tuvo 'relaciones íntimas con un animal, lo que va en contra de las leyes de la naturaleza'.

'Lo siento, declaró el hombre en la Corte. Pido clemencia ya que fue el diablo quien me hizo hacerlo. Vivo solo desde que mi mujer me abandonó para desposar a otro hombre'.

Seguramente nadie le preguntó al asno si había sentido bonito. Claro que para el asno ha de haber sido el equivalente a un pirrín. "Para verga, la del lobo" ha de haber pensado. (Noooo, jaja, me equivoqué, ese es otro chiste).

Ahora que investigando encuentro esto:

"Los burros tienen una larga reputación por su terquedad, pero esto se debe a la malinterpretación de algunas personas de su sentido de autoperseveración altamente desarrollado. Es difícil forzar a un burro a hacer algo que contradice sus propios intereses. Son animales inteligentes, cautelosos, amistosos, juguetones e interesados en aprender".


De donde se puede conjeturar que o bien el burro también quería hacerlo o bien estaba interesado en aprender.


Como quiera que joda para el keniano, aquí en México no son tan duros ni con un narco ni con los pederastas, aunque sí con los perturbadores de la paz social o con aquellos que se niegan a pagarles a los bancos sus intereses leoninos.


Entre son peras o son manzanas, mejor pregúntele primero al burro si existe el mutuo consentimiento.


Quod dixi dixi





1 commentaire:

W a dit…

Ave María Purísima... y que se dé de santos el asno que "Nuestro Santo Padre" no se le cruzó por el camino...


jajajaja