mardi, juillet 13, 2010

Irracionalidades

Siempre se me ha hecho curioso el por qué el deseo sexual nos hace hacer tantas cosas, unas inteligentes y otras no tanto. Creo que abundan más estas últimas.

En algún lugar leí que el deseo sexual no entiende de razonamientos. Iba a poner el enlace de un estudio clínico acerca de ello, solo que ya no lo encuentro, jaja.

En cambio encontré esto otro. Que alguien me explique como alguien puede desear un encuentro sexual con una mujer de 44 años (es posible, lo admito) o con otra de 65 años (seguramente esta última tiene habilidades que ya quisieran muchas niñas de 25). El caso es que los luchadores andaban calenturientos y ebrios, pésima combinación.

Esto me recuerda esto otro, pinche Bevo, igual de calentureitor que los mini luchadores.

Como al Bevo no le molesta que cuente yo de sus patoaventuras, me voy a permitir contar esta otra anécdota.

Era un viernes de quincena, el Bevo andaba como siempre, esto es, con el puto del Tribilín que dizque quería pelea, para que no hubiese tos, el Bevo enfiló su nave hacia Tlalpan. Después de dar varias vueltas, el Bevo tomó una decisión. Eligió lo que se quería cenar esa noche. Una vez pactados los emolumentos el bevo se dio cuenta de que aunque andaba sobre Tlalpan, no sabía a que altura ni como regresarse a rumbos conocidos. Entonces le preguntó a la susodicha que a dónde. La misma respondió que el Mexicali estaba dos tres. Aunque el Bevo no conocía ese 4 letras, pues pensó que todos eran lo mismo. Grave error.

Llegaron al Mexicali, entra el Bevo a la rampa buscando donde estacionarse y de repente justo enfrente se encuentra a un valet parking. Háganme el refabrón cavor ¡¡¿como que un valet parking adentro de un hotel?!! pues ni pex, se bajan de la nave, entrega las llaves del auto y de repente le preguntan "¿algún objeto de valor que declarar?".

En ese momento al Bevo casi se le caen los calzones, recordó que traía la nave, el estéreo, las cuatro llantas y otra de refacción, la caja de herramientas y para acabarla de rechingar traía su laptop.

El Bevo en un momento de lucidez o pendejez balbució: "pus aparte del carro, traigo mi laptop en la cajuela". "A ver, muéstremela" (o sea, la lap). El Bevo abrió un maletín y la mostró. Y ya, se llevaron el carro a estacionarlo.

Pagó la habitación en recepción, tomaron el elevador, entraron a la habitación y se encueraron. Ya estando en plena faena el Matador, o sea el Bevo, sintió que se cagaba. No en el sentido estrictamente literal, más bien, sintió que se cagaba de miedo.

Pensó: "¿Y si ahorita que bajemos de nuevo, me sale el valet parking conque no había nada en la cajuela?" (recordó que no le habían dado recibo ni nada por el estilo); "¿y si ya no está el mismo valet parking y sale el otro conque no sabe nada?" "¿Y si por andar de pinche calenturiento me roban la laptop?".

El Bevo ya no sabía si concentrarse en La Tarea o pensar en su lap. Para no hacerla de emoción, les diré que el Bevo se vino.

Sí, se vino escaleras abajo en chinga. Bueno, antes de eso, no supo si acabó o ya ni acabó, se puso rápidamente el pantalón, los calzones, los calcetines, camisa , zapatos, y bajó en friega hacia el estacionamiento. Pidió su auto, se lo trajeron, abrió la cajuela y

¿Qué Creen?

(Continuará......)





Jajaja, no, no se crean.


Ahí estaba la fregada laptop.

Para que vean que la calentura es cabrona. Obnubila el entendimiento.

Ni falta hace decir que el único que terminó la noche encabronado fue el Tribilín. Por una vez que andaba ganoso y le salen con esas chingaderas de Tiroloco McGraw, el tirador más rápido del Oeste.

Quod dixi dixi

3 commentaires:

W a dit…

Jajajajajaja

Me muero de la risa....


¿Por qué el "abusadísimo" del Bevo no bajó su Laptop del coche y se la llevó al "recinto de amor"?... que yo sepa por eso se les llama portátiles.... jajaja

Ahí le preguntas ¿no?

jess a dit…

¿Cuál es el cuatro letras?


Ya entendí la diferencia entre motel y hotel!
El hotel tiene valet, el motel tu propio estacionamiento en el cuarto.

Yo sigo haciendo bilis por conocer un cuarto temático.... a veeer si para cuando cumpla los treinta, aunque sea con nene de folleto, pero de que conozco el cuarto romano, claro que lo conozco.

Jum!

Y jajajaja mi lap nunca sale de la ofis.

Besos virtuales!
Muuuuuaaaaacccccckkkkkkk!!!

Amorphis a dit…

Me preguntaba exactamente lo mismo que W, pero bueno como tú bien lo dices, la calentura apendeja, aunque tampoco me puedo explicar como los miniluchadores se conformaron con esas dos, digo porque las ví en la tv y la verdad necesitaría estar o muy pedo o muy caliente como para meterme con algo así, hasta en eso creo que hay niveles.