mardi, février 09, 2010

Del oportunismo y unos cuantos mercachifles

Quisiera regar el tepache, pero no es posible. Ya ven que el pez por la boca muere. Además de no saber si tenemos o no golondrinas en el alambre.

El caso es que cuando pudieron, no lo hicieron. Cuando fue la hora y el momento propicio para entubar el canal de la Compañía, el Río de los Remedios, o el bordo Xochiaca, prefirieron dispendiar ese dinero en asuntos electoreros, o bien hacerla de Clavijeros.

Ahora con el niño ahogado, todo mundo sale en busca de los damnificados a ofrecerles collarines, cuentas de vidrio y baratijas. Claro, haciéndoles saber que todas esas ofrendas corren por cuenta de algún partido político.

Con la mira puesta en este periodo, 2010-2012.

Lo que hay que hacer por un plato de frijoles.

3 commentaires:

jess a dit…

Eso sí me termina de encabronar.

Que quieran comprar un voto con una chuchería o una torta de jamón y un refresco de caballitos.

A veces, quisiera poder hacer más que sólo quejarme y negar con la cabeza.

De vez en vez, tengo todos los ánimos pero no quiero perder lo poco que tengo.

Máxime que sé que mucha gente seguirá prefiriendo su torta de jamón y su refresco.

Besos virtuales!
Muuuuaaaaaacccccccckkkkkkk!

Simbad de la Porra a dit…

uy, siñor, se li inundo la gran capital al siñor....ujuleeeeeee, iso le pasa a los siñores españolitos y mexicanitos por construir en lagos....

pez a dit…

jajaja, mejor ni digas simbad, que cuando a ustedes se les acabe el agua con las temperaturas tan extremas que se cargan, pues tal vez algún dadivoso les regale nuestras wastewaters, jajaja